Primer Encuentro de Artesanos Rupestre

EL 12 y 13 de noviembre de 2019 son los días elegidos para el primer encuentro de artesanos de Rupestre. Previamente hubo semanas de planificación desde la oficina para que fueran dos días perfectos en Santiago y en Zapallar, llenos de aprendizaje y buenos momentos.

A las 9.30 empezaron a llegar los artesanos a la oficina de Apoquindo. Algunos venían desde el sur, así que mientras desayunaban, tuvieron tiempo para empezar a conocerse. Primero se hizo una ronda de presentación donde cada uno explicó cuál era el producto que hacía para Rupestre. Luego fue el turno del equipo de Rupestre, es decir de las personas que están cada día en la oficina encargándose de que los productos lleguen a todos nosotros.

En Santiago, durante la mañana, conocieron la bodega, lugar donde se reciben, se almacenan y se despachan sus productos. Después se trasladaron al Alto Las Condes, mall donde se encuentra la tienda de Rupestre. Allí los artesanos tuvieron la oportunidad de ver cómo están expuestos sus productos y de conocer a la vendedora, que les habló de las cosas que más les interesan a los clientes. Seguidamente pasaron a ver otros productos de artesanos allí presentes que se venden en Jumbo.

A la hora de almorzar volvieron a la oficina donde les esperaban unas ricas empanadas. Hubo tiempo para hablar sobre los problemas con los que se enfrenta Chile actualmente y de cómo gestionar la situación de una manera responsable. Al haber artesanos de todo el país, cada uno vive la problemática de una manera distinta, así que fue interesante escuchar las diferentes visiones de cada uno.

Después fue el momento de despedirse de aquellos que no irían a Zapallar. Cargaron el auto y pusieron rumbo a la playa, en el camino se detuvieron para visitar a Ariel, uno de los artesanos de Rupestre que elabora aceite de oliva en su casa de Catapilco.

En la playa, se alojaron en la Hostería Zapallar, complejo que comparte los mismos valores de Rupestre basados en el cuidado del medio ambiente.

La mañana siguiente fue de un intenso trabajo. Se hizo un recorrido por Zapallar parando en sitios como la iglesia o la playa. Allí se establecieron las estaciones de trabajo con las distintas áreas que tiene la empresa: diseño, logística, ventas y marketing. La actividad obtuvo sus frutos: consejos, ayudas, información; salieron nuevos proyectos e ideas de nuevos productos. Resumiendo, fue una mañana llena de aprendizaje y de recogida de datos que tanto artesanos como el equipo de Rupestre necesitaban para continuar avanzando.

Por la tarde se hicieron dinámicas de grupo con el objetivo de conocerse un poco más, no faltaron las risas y también los momentos para reflexionar y darse confianza en estos días duros para todos.

Antes de la última comida Rupestre tenía una sorpresa preparada que no decepcionó a nadie: la visita a un maestro cervecero, donde el grupo tuvo la oportunidad de probar y comprobar lo buenas que estaban.

La jornada del primer encuentro de Artesanos de Rupestre terminó con un buen asado, con momentos divertidos y donde cada uno pudo hablar de lo que quiso. Todos coincidieron en lo mismo, fueron unos días de comunidad que sirvieron para unirse, conocerse y aprender.

Desde Rupestre deseamos poder hacer un segundo encuentro, con más fuerza, con más artesanos y poder seguir construyendo nuestra comunidad.